El emprendimiento como un dominio conversacional

Home / Coaching / El emprendimiento como un dominio conversacional

Algo que aprendemos cuando nos sumergimos en la práctica del coaching es que el mundo se constituye por dominios conversacionales ¿cómo es eso te preguntarás si no eres coach? trataré de explicarlo sin este lenguaje técnico que nos hace hablar como extraterrestres cuando aprendemos alguna disciplina, práctica o profesión y que seguro comprenderás el motivo de esto al final de este artículo.

Los seres humanos en general hacemos todo en conversación, en nuestra casa, trabajo, escuela, en todos los lugares donde estamos nos comunicamos y ejecutamos cosas solo porque podemos conversar con otros, podemos hacer amigos, ofertas, pedir algo, tener pareja, coordinar cosas, aprender, etc. Es lo que nos hace particulares en el mundo.

Sin embargo, dentro de estas conversaciones tenemos lo que llamamos dominios conversacionales, por ejemplo un médico para desenvolverse en su ámbito de acción, en su actividad habla de una manera diferente, usa términos que a muchos nos parecen raros, pero que lo ayudan a ser efectivo en lo que hace, un ejemplo más práctico si queremos jugar ajedrez tenemos que conocer las reglas, las piezas, las jugadas sino sería imposible siquiera conversar sobre ello y mucho menos ganar una partida.

Así que podemos decir que un dominio conversacional se constituye por distinciones especializadas que nos dan acceso a los “objetivos” de ese mundo en particular y a un espacio de prácticas estándares que nos dan acceso a la efectividad en la acción de ese dominio particular.

Por lo tanto si queremos ser efectivos a la hora de emprender tenemos que dominar el lenguaje del emprendimiento, conocer sus distinciones, tales como: modelo de negocio, canvas, lean startup, propuesta de valor, producto mínimo viable, nicho de cliente, entre muchísimas distinciones que nos permiten acceder a este mundo y desenvolvernos de la mejor manera, como cualquier disciplina existen prácticas estándares utilizadas y conocidas por la comunidad de emprendimiento en general, en las cuales debemos manejarnos cada vez mejor.

Un coach de emprendimiento tiene claro que el desempeño de un emprendedor depende de las destrezas que tengamos en el dominio de conversaciones y de las prácticas “no se trata de hablar de emprendimiento, se trata de hablar como un emprendedor competente”

Por tal motivo, necesitamos un espacio donde adquirir las competencias necesarias para dominar estas conversaciones y práctica, es el espacio que te brinda el coaching ontológico para el emprendimiento y la innovación una práctica creada por la escuela Startcoaching. El emprendedor debe comprender que este camino no es una carrera de 100 mts planos, más bien es un maratón, es como escalar una montaña y necesita prepararse para este trayecto.

Si quieres conocer más sobre emprendimiento e innovación puedes suscribirte a mis boletines en el botón que se encuentra aquí abajo:

Benchmark Email


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *